ME LLAMO ASIER Y SOY FOTÓGRAFO DE BODAS

Podría decirse que la fotografía me encontró a mi. Acababa de terminar la carrera de turismo y acepté un reto que, sin en aquel momento saberlo, marcaría mi destino. Me aventuré a trabajar en cruceros y cuando llegué me preguntaron si sabía hacer fotografías. Yo les dije que sí, aún sabiendo que no era mi especialidad, y me pasé 4 años dando vueltas por el mundo y dedicándome únicamente a hacer fotos. Al principio me limitaba a fotografiar a los pasajeros, pero a medida que fui aprendiendo empecé a llevarme la cámara conmigo a todas partes. En cada puerto aprovechaba para dar una vuelta en bici y retratar todo lo que me llamaba la atención. Mi técnica mejoró, me ascendieron a responsable de fotografía y aprendí, día a día, el fantástico arte de fotografiar y revelar las imágenes, todavía analógicas, que iba haciendo.

Nostálgico de casa, después de esos años decidí volver. Esa experiencia, sin embargo, ya me había marcado. Hice un máster en fotoperiodismo y empecé a forjar lo que soy ahora, poco a poco, cociendo lentamente los ingredientes de todas mis experiencias y aprendizajes. Otra casualidad me condujo al mundo de las bodas. Durante varios años estuve ampliando mi experiencia en empresas especializadas. A pesar de haber fotografiado a muchas parejas, esta ceremonia sigue emocionándome. La experiencia me ha permitido disfrutar más con cada boda en la que participo, e ir definiendo mi forma de vivir estos momentos. Es por eso que ahora acepto este nuevo reto de tomar yo las riendas.

Mi estilo es el fruto de mi vida: el fotoperiodismo me enseñó a no intervenir demasiado, a capturar la realidad que tengo delante manteniendo siempre mis ojos detrás del objetivo, a dejar que la vida fluya e irle robando aquellos instantes que me emocionan. Viajar por el mundo también me ayudó a fijarme en los pequeños detalles de cada paisaje y siempre intento sacarle el máximo provecho a mi entorno. Todos los lugares pueden ser hermosos.

Si me dejáis, formaré parte de vuestro día desde la posición que me corresponde, haciendo lo que mejor sé hacer: tomando las fotos que os permitan construir el relato de lo que habéis vivido; escribiendo, con imágenes, la historia que hayáis compartido conmigo.

asier-altuna